La apuesta biodinámica


La recuperación de las costumbres agrícolas tradicionales fue uno de los objetivos con los que Josep Maria Raventós i Blanc hizo el primer espumoso de la finca en el año 1985

Una finca sostenible y autosuficiente


La apuesta por la agricultura biodinámica de Raventós i Blanc se basa en una voluntad firme: la de mantener una finca sostenible y autosuficiente, con una gran biodiversidad de flora y fauna y una vida subterránea rica que permita la obtención de un suelo vivo y estructurado. Nuestro objetivo es conseguir tener un suelo muy vivo y más fértil.

Esta firme apuesta por la agricultura biodinámica es lo que nos permite mantener y fortalecer la esencia de nuestro terruño para crear vinos únicos y singulares

La atención que dedicamos a las plantas es, para nosotros, lo más importante. Son nuestras decisiones y el método que aplicamos lo que permite a nuestros vinos expresar un carácter único, determinado por la tipicidad de nuestro microclima y nuestros suelos.

La agricultura biodinámica es la más meticulosa, profunda y espiritual de todas las opciones practicables en un viñedo

Se trata de una filosofía de cultivo que da una gran importancia a la parte etérica, anímica y espiritual de las plantas, los animales y el hombre.

El adobe de nuestros viñedos es el estiércol fermentado de los animales que tenemos en la granja
Gallinero cerca del huerto de la finca
Trabajando a caballo el suelo no se compacta y se favorece que haya más organismos vivos y sea más fértil
El estiércol de burro es un gran fertilizador de nuestro suelo

"Una agricultura donde la planta está íntimamente ligada a la vida natural y es un reflejo de lo que pasa en el cosmos"
Rudolf Steiner

Los trabajos que afectan directamente a la vida del suelo, como las cubiertas vegetales o el compost, favorecen la existencia de una tierra sana y fértil

donde aplicamos prácticas agrícolas como la selección de variedades locales, la formación de la planta, la poda de invierno o la vendimia. Todo esto, junto con la importancia de las fuerzas no físicas, tiene un papel primordial para conseguir que las cepas se conviertan en una planta fuerte, con unos frutos vivos y sabrosos capaces de dar tipicidad y autenticidad a nuestros vinos.

La finca actúa como un organismo agrícola donde el compost es el elemento principal alrededor del cual giran todos los elementos naturales que lo hacen posible:

Granja, suelo, clima, planta

Cubiertas vegetales


Con el fin de tener un suelo estructurado, trabajamos con cubiertas vegetales sembradas y espontáneas, que enraízan subterráneamente, horadan la tierra, hacen cavidades por donde entra el aire y, por tanto nos permiten tener más vida (hongos, bacterias, insectos y lombrices). Estas cubiertas aportan materia orgánica que la vida del suelo sabe transformar en sales minerales para alimentar las plantas.

Crean una biodiversidad de flora y fauna que permite conseguir un ecosistema más vivo y equilibrado
con más abejas, mariquitas, orugas, lombrices…

Compost


La aportación de un compost de estiércol animal proporciona a nuestros suelos una dosis extra de materia orgánica que no solo alimenta la vida del suelo, sino que se transforma en sales para las plantas.

Este estiércol compostado, proviene principalmente de vacas del Pirineo y burros de nuestra granja. Caballos, ovejas y gallinas
contienen la información de los compuestos biodinámicos del compost

Fitoterapia


Para no tener enfermedades dominantes necesitamos un suelo vivo, un ecosistema con gran biodiversidad y una planta equilibrada, fuerte y resistente a los hongos como el Oídio, el Mildiu o la Botrytis. Por eso, en Raventós i Blanc apostamos por la fitoterapia para reducir la dosis de productos como el azufre y las sales de cobre, a pesar de ser naturales y ecológicos.

Fomentando la biodiversidad aérea, conseguimos tener depredadores naturales de la polilla del racimo de la vid y distribuimos las dosis del tratamiento orgánico y natural de confusión sexual
ante la población de arañas, mariquitas y murciélagos, cada vez más elevada

Animales


Un elemento muy importante del abono de nuestros viñedos es el estiércol fermentado, procedente de los animales que tenemos en la granja, como burros, cerdos, ovejas o caballos. Estos animales, además, ayudan a eliminar las hierbas de las hileras de los viñedos y durante todo el año nos ayudan a mantener limpios los márgenes y los bosques de la finca, previniendo el riesgo de incendios, frenando la colonización del pino carrasco y recuperando el bosque mediterráneo de roble y encina. Además, el trabajo de nuestras parcelas más emblemáticas, Clos del Serral, Plana y Vinya del Mas, lo hacemos a caballo, procurando evitar el uso de maquinaria a motor.

El ciclo biodinámico incluye también las gallinas que tenemos junto al huerto,
ya que ellas también generan abono para los viñedos que se utilizará durante las estaciones de compost

Preparados biodinámicos


Los preparados biodinámicos son mezclas de sustancias minerales, vegetales y animales que, expuestas a las fuerzas naturales durante un tiempo, permiten ofrecer un retorno a su hábitat de forma alterada.

Sirven para dar vida y activar diferentes elementos que se encuentran en nuestros suelos y que también son imprescindibles para el buen desarrollo de la planta
Su aplicación depende de los diferentes ciclos que nos rodean
© Raventós i Blanc SA, 2018